Kuthumi (la humildad)

Volver
Nosotros:


 

EL MAESTRO KUTHUMI

El gran señor del rayo rosado. Su misión es la de calmar a los hombres de la Tierra de la arrogancia, la soberbia, la codicia y de la guerra, a través de su rayo que permanentemente produce la humildad y la sencillez ante todos los aspectos de la vida.

Kuthumi fue en el pasado el rey mago Gaspar, quien con Melchor y Baltazar ayudó al gran Maestro Jesús en su gran iniciación desde los 12 a los 30 años.

Es muy importante llamarlo mentalmente cada vez que te sientas agobiado, impaciente, con rabia, ira, furia, arrogancia o codicia para que él te envíe su luz rosada, te bañe en ella y te sientas casi inmediatamente lleno de la humildad, que es el ingrediente principal del entendimiento, la paciencia y la tolerancia.

La Casa de Sirio es visitada unas tres veces al año por este hermano Maestro, a través de las canalizaciones de Raúl Yépes y con unas palabras enseñantes nos brinda la belleza de ser los mejores.

El Maestro Kuthumi es uno de los seres de mayor amor, humildad y sabiduría que ha vivido en la Tierra. Bajo su dirección están los directores, prelados y dignatarios de las grandes religiones del mundo. Es el misionero de la escuela de la comprensión y el entendimiento entre los hombres.

Kuthumi fue el señor del rayo dorado hasta 1992, cuando, a través del concilio de La Gran Hermandad Blanca, le fue encomendado el Rayo Rosado. Rayo que lo ha llevado a ser el Maestro de la escuela de la comprensión y el entendimiento. El Señor Maitreya, quien se fundirá en su hermano gemelo, el Maestro Jesús, para ser Uno, dejará vacante su posición como Maestro del Mundo, haciendo camino para que el Mentor Khutumi asuma esta posición.

En sus encarnaciones lo encontramos como Ateliades, quién era considerado hijo del dios griego Hermes. Luego fue Pitágoras, filósofo y primer matemático puro, que contribuyo al avance de la geometría, la aritmética y la matemática helénica. Su escuela contenía conceptos tanto religiosos, como de la medicina, la cosmología, la música, la ética y la política.

Fue el rey mago Baltazar, (Serakin), procedente de África. Baltasar fue el encargado de llevar el oro, el más precioso de los metales, a la cuna de Jesús, en honor de ser, “Rey de Reyes”. También participo en la iniciación del Mesías, durante 18 años, en la transformación de hombre a Maestro de la magia de la transmutación, a través del encuentro de la ciencia mayor con Dios.

Muchos siglos más tarde el Maestro Kuthumi reencarnó como San Francisco de Asís, quien fundó la orden de los hermanos franciscanos de la Iglesia católica. Hombre convertido a la oración y el amor a Dios. Hizo muchos milagros, fue muy amigo de los animales y fundo la orden Franciscana.

Luego fue el guerrero, pero también generoso Shah Jahan, gobernante del imperio Mogol del subcontinente de la India y constructor del Taj Mahal. Tiempo después, con su hermano El Morya, trabajaron juntos con Helena Blavasky y Henry Steele Olcott para formar la Sociedad Teosófica.

Amores y bendiciones para El Señor Kuthumi, el Maestro de la Humildad y el Entendimiento entre los habitantes de nuestra raza en la Tierra de Gaía.



¡Qué viva el Señor Kuthumi!

 

 

Volver